fbpx

Nosotros

Nuestra Historia

hola! Soy Oriana, creadora de Oohlala Bistro junto a mi madre, Yliana. Tengo 25 años, soy abogada de profesión y amante de la repostería.

Desde pequeña me he visto involucrada en el mundo de los postres. La decoración de una tarta, la mejor técnica para la elaboración de un diseño o adecuando una simple receta “A la receta perfecta” Y así he crecido, entre harinas, utensilios y mucha azúcar, viendo a mi abuela y a mi madre hacer de un dulce, un arte. Ya han pasado algunos años y yo he seguido sus pasos, materializando un sueño que ellas sin propósito inculcaron en mi, desde mi niñez (afortunadamente) después de años desempeñando esta hermosa profesión seguimos innovando recetas y aprendiendo día a día.

¿Mis tutoras? 

Mi abuela y mi madre a quien les estoy agradecida por ser las pioneras de esta pasión que emana dentro de mi al colocarme el delantal y decir “manos a la obra”. Todo en lo que se ha convertido Oohlala es gracias a ellas, a sus enseñanzas, su profesionalismo y su gran pasión por hornear deseos.

Nos honraria crear momentos deliciosos y sorprendentes para su próximo evento o celebración.

Con amor
Yliana & Oriana. 

Nuestros clientes dicen

Los productos además de estar buenos y de excelente calidad, su atención y amabilidad hacen la diferencia de muchos otros lugares. Enhorabuena tendréis mucho éxito porque amáis vuestro trabajo!
Juan José Enríquez couto
Mi lugar favorito para complacer mis antojos. Todo está divino. Las tartas me fascinan, no podría elegir una sola porque todas están buenísimas. La atención al cliente es de primera calidad, son personas muy amigables y atentas.
Tina Moreno
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad